Uribe tendrá que devolver predio tras intentar apropiarse de un baldío

Además de haber perdido el poder político, el emporio económico que Álvaro Uribe Vélez hizo crecer gracias a sus cuestionadas relaciones y a su paso por cargos del Estado, parece comenzar una fuerte caída, pues se está destapando un escándalo sobre la proveniencia de sus tierras en lo que se ha conocido como “El Ubérrimo”.

Varios medios de comunicación han descubierto en los últimos días que la familia Uribe se habría apropiado de un predio de cerca de 83.400 metros ubicada entre Montería y San Carlos en Córdoba, que según lo ha dicho la Agencia Nacional de Tierras, ANT, tiene naturaleza de ser un predio baldío y por tanto pertenece a la Nación y no puede ser entregado a privados como es el caso del “Ubérrimo”.

Aunque la familia uribe quiso apropiarse del terreno “El Laguito 2” a través de un proceso de titulación con el argumento de que estaban haciendo usufructo desde el 2012 y pagando sus impuestos, la ley colombiana estima que los terrenos de naturaleza baldía pertenecen a la Nación así haya un proceso de apropiación, pues dicha propiedad pública es imprescriptible.

En conclusión, aunque la familia busque que se le otorgue la propiedad, la decisión de los tribunales no podría ser otra que ordenar el desalojo y la devolución de los más de 83 mil metros de tierras a la nación para que les sean adjudicadas a familias que las necesiten o bien que se detengan todas las actividades con el propósito de la conservación.

Todo indica que el emporio político de Uribe y el uribismo sigue en decadencia, pues a este revés de la familia terrateniente se le suma que la llamada “oposición” encabezada por Paloma Valencia, Polo Polo y María Fernanda Cabal está también franco detrimento y seriamente cuestionada por las decisiones de la justicia, principalmente con sus círculos cercanos en Antioquia.

Le puede interesar también: ¿Qué deberá sortear la reforma agraria de Petro?

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.