Tres escándalos de Carlos Ríos, el reemplazo en el concejo del uribista Simón Molina

Carlos Ríos ha sido el elegido para reemplazar en el concejo de Medellín a Simón Molina tras su renuncia para intentar llegar la alcaldía de la ciudad. Este nuevo concejal es un uribista de pura cepa, que cumple al pie de la letra con los requisitos necesarios para representar dignamente al cada vez más desgastado Centro Democrático.

Durante los primeros años del gobierno de Iván Duque, Ríos, fue viceministro para el Grupo Social y Empresarial del Ministerio de Defensa. No obstante, en el año 2019 decidió lanzarse al concejo, pero los resultados no le favorecieron, logrando sacar solamente 5.000 votos. Por lo tanto, la quemada fue inminente.

El nuevo concejal, como es costumbre en su partido, no está exento de polémicas y escándalos. A continuación recordaremos tres situaciones poco fortuitas en las cuales se vio inmiscuido.

En primer lugar, Ríos fue uno de los civiles que compro armamento exclusivo de las fuerzas militares a INDUMIL, sin tener autorización para portar armas, en aquella ocasión el cabildante habría adquirido un fusil Galil Ace, avaluado en 8 millones de pesos. Recordemos que, en este escándalo también se vio inmerso el abogado Abelardo de la Espriella.

Por otro lado, también se le acuso de entregar dineros por parte de los socios del edificio Acuarela a la campaña de Iván Duque. Dicho edificio, ubicado en Cartagena, tendrá que ser demolido a más tarde en diciembre de 2022, pues se le consideró un atentado al patrimonio histórico de la ciudad.

Finalmente, se le relaciona con la persecución a defensores de derechos humanos y manifestantes. Puesto que, cuando hizo parte del Grupo Social y Empresarial del Ministerio de Defensa, se llevaron a cabo las ferias donde fue adquirido armamento de origen israelí, que posteriormente fue usado para dispersar las protestas del Paro Nacional, ocasionado la muerte de cuentos de civiles.

Le puede interesar también: Habitantes de Segovia y Remedios, Antioquia, denuncian estar en situación de riesgo

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.