La paloma de la paz entra triunfal a la casa de Nariño

Este jueves 1 de septiembre al palacio presidencial volvió la reconocida obra del artista Fernando Botero: Paloma de la Paz. La escultura regresó a la Casa de Nariño por orden del presidente Gustavo Petro, como símbolo de la ‘paz total’ que pretende alcanzar durante su gobierno por medio de negociaciones con los distintos actores armados.

“La paz hay que ponerla en el corazón de cada colombiano”, mencionó el primer mandatario. Esas palabras recuerdan las que dijo Fernando Botero cuando decidió crear la escultura después de que se firmara el Acuerdo Final de Paz con la extinta guerrilla de las Farc: “Quise hacerle este regalo a mi país para expresar mi apoyo y mi solidaridad con este proceso que le brindará un futuro de esperanza e ilusión a todos los colombianos”.

El artista decidió donarla al Estado como un gesto de unión “a este proceso trascendental de la paz en Colombia”. La escultura es de 70 centímetros de bronce, pintada en blanco, y con las voluptuosas líneas que caracterizan el estilo de Botero.

Durante el mandato del expresidente Juan Manuel Santos, la obra fue instalada en el salón Gobelinos y allí estuvo hasta que Iván Duque ordenó sacarla de Palacio. En julio de 2018, la Paloma de la Paz fue colocada en la rotonda del Museo Nacional de Colombia y ese proceso se realizó en la época del empalme entre ambos exmandatarios.

Ahora la escultura estará nuevamente en la entrada del salón Gobelinos, después de que un equipo de expertos transportara la paloma desde el Museo Nacional hasta la Casa de Nariño. Gustavo Petro posó junto a la estatu y señaló que este es “un pequeño triunfo de la paz”.

La Paloma de la Paz: una escultura para todos

Gustavo Petro invitó a los ciudadanos a visitar la Casa de Nariño y ver la obra de Botero y la espada de Bolívar. “Esto es un museo y todos los monumentos, esculturas que están en el palacio están debidamente inventariados―explicó el presidente—. A veces se esconden, como sucedió con esta paloma y como sucedió con la espada y mi deber es que se hagan públicos, se hagan de la gente”.

Cabe recordar que para su posesión, Gustavo Petro había solicitado que la espada de Bolívar y la Paloma de Paz estuvieran durante la ceremonia del cambio de mando. Iván Duque se negó a la petición; sin embargo, la primera orden después de que el jefe de Estado hiciera su juramento fue mandar a traer la espada de Bolívar.

Lea también: El consulado de Venezuela en Bogotá se encuentra en ruinas

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.