Dos exdirectores del proyecto Hidroituango que dice no tenían conocimiento fueron declarados inocentes

Dos exdirectores del proyecto Hidroituango que dice no tenían conocimiento fueron declarados inocentes
1200x350-2-1

El Juzgado 18 de Distrito de Medellín ha dictaminado que quedan sujetos los exdirectivos Luis Guillermo Gómez Atehortua (exgerente de Hidroituango y exgerente técnico de Empresas Públicas de Medellín) y Luis Javier Vélez Duque (exgerente y representante legal de EPM Ituango). investigación de conformidad con los requerimientos de la Fiscalía General de la Nación, delito por celebrar contratos sin los requisitos legales necesarios en el marco del proyecto Hidroituango.

Durante el proceso, la defensa de los acusados ​​trató de probar que la fiscalía estaba equivocada al intentar impugnar el contrato entre la empresa Hidroituango y Empresas Públicas de Medellín (EPM) denominado BOOMT (Construir, Poseer, Operar, Mantener y Transferir). en un modo directo que no involucra a otras partes involucradas. Según la defensa, tanto el Instituto de Desarrollo de Antioquia (IDEA) como EPM tenían el potencial para tomar la mejor decisión sobre el proyecto ya que una de las instituciones estaría a cargo del proceso de contratación.

«La negociación que dio origen a este proceso penal, se adecuó al trámite legal que le correspondía, máxime que el fin propuesto a través de la constitución EPM Ituango filial de su casa matriz Empresas Públicas de Medellín, cumple el interés general de la construcción de una hidroeléctrica entre entidades Estatales, conforme a su naturaleza, materializando con la firma del contrato BOOMT lo dispuesto en las Leyes 142 y 143 del 1994 que gobiernan la actividad de contratación privada, prevista en el Código de Comercio y Civil, es decir, la sociedad Hidroituango sí estaba facultada conforme a la constitución y la ley, para celebrar el contrato BOOMT bajo la forma de la contratación directa con Empresas Públicas de Medellín, sin que con ello se violentaran los principios de la contratación a que alude la misma normatividad.», quedó patente en el fallo de 426 páginas.