Las decisiones de la registraduría la ponen cada vez más en tela de juicio

Debido al colapso que sufrió la página de la Registraduría Nacional del Estado Civil el 13 de marzo, en plena jornada electoral. Con miras a las presidenciales del pasado domingo, se tomó la decisión de cerrar la página para trámites ajenos a las elecciones. Algo que, pese a ser práctico, deja en evidencia la mediocridad de esta entidad en temas tecnológicos.

Vale la pena señalar que, en medio de todo esto, la desconfianza hacia esta institución es alta. Puesto que, con tantos inconvenientes en las legislativas, el daño a su reputación ya quedo hecho, solamente basta mirar el escándalo por los votos que aparecieron varios días después del 13 de mayo.

Así las cosas, este tipo de decisiones, aunque son prácticas, empeoran las cosas, pues hacen que la ciudadanía sea privada de otros servicios, como las solicitudes de cita para cédula e información que no esté vinculada con el proceso electoral.

De igual forma, pusieron en tela de juicio el funcionamiento de la página, dado que, la sensación que genero esta medida fue que la página estaba caída, cosa que tuvo que salir a desmentir la registraduría a través de un comunicado.

Finalmente, ante la precariedad de su software, una tarea pendiente es la modernización del mismo. Ya que, de seguir presentándose esta clase de escenarios, cada vez será más difícil para una entidad con una reputación tan cuestionable, salir a desmentir las acusaciones de fraude e irregularidades durante los procesos electorales.

También le puede interesar: Iván Duque despilfarra en desfile para ir a votar mientras en sectores alejados las condiciones infrahumanas

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.