No, el peso colombiano no es especial. Un comentario sobre la subida del Dólar

Desde que el entonces candidato y ahora presidente electo, Gustavo Francisco Petro Urrego, anunció que se iba a lanzar a la presidencia por segunda vez, hace ya cuatro años se comenzó a realizar una campaña de desprestigio en su contra, dónde los comentarios más comunes eran: «Nos va a convertir en una segunda Venezuela» seguido de: «El dólar se va a disparar» este último es el que nos compete hoy, aunque está intrínsecamente relacionado.

Hoy en 2022, en un contexto socio económico nacional e internacional sumamente retador, en primera por las circunstancias con las que deja Duque al país para el entrante mandatario. Un saldo de desigualdad y deuda sumamente exorbitantes, ante un mercado internacional recuperándose de la crisis generada por el Covid-19, con una guerra al otro lado del mundo que sacudió los mercados y un estados unidos que enfrenta un fenómeno inflacionario pocas veces visto y que hace lo que puede para combatirlo, alterando con eso la economía internacional. Sin embargo no faltaron los medios sensacionalistas que al segundo de haber sido electo el próximo presidente gritaron con altavoz «En casa de cambio se está cotizando el dolar en 5.000 pesos» generando con esto, el delito de pánico economíco.

Aunque ya van más de 3 semanas de la elección y falta menos de un mes para su posesión, se le sigue achacando responsabilidad por la subida del dólar a Gustavo Petro, incluyendo puyas del saliente presidente Duque, quién sigue teniendo el poder sobre la economía y las políticas internacionales del país.

«El dólar está subiendo y es culpa de la izquierda» se lee y se escucha antes de que se posesione si quiera el presidente, pero lo cierto es que el peso Colombiano NO! es especial.
No es especial ya que el mundo entero se enfrenta a una inminente recesión económica, producto del Covid-19.
No es especial, pues todos los paises americanos, europeos, asiáticos y africanos padecen la crisis económica por parte de la inflación estadounidense.
No es especial, pues China se encuentra en su auge y declive económico al mismo tiempo.
No es especial, pues la crisis medioambiental ha hecho que se deba acatar medidas energéticas y económicas alternativas.
No es especial, pues la guerra entre Rusia y Ucrania afecta de sobre manera el precio de los combustibles, el grano y la energía internacional.
El peso Colombiano, No es especial, pues como todos, está atado a las reglas del mercado internacional y vivir el ciclo de renovación al que se debe de someter para seguir a flote, que por cierto al comprar dólares en este momento de crisis, no le hace ningún favor a la economía de su país y mucho menos a sus finanzas personales.

Le puede interesar también: El botín de los HP. Por Diego Martínez Lloreda

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.