¿Cómo se hace el seguimiento de la polución en Bogotá?

La concentración de contaminantes en la atmósfera es uno de los mayores riesgos ambientales que se puede presentar en una ciudad: movilizarse en medios de transporte alternativos, implementar un consumo responsable, migrar a nuevas tecnologías y que estas sean limpias, son algunas de las acciones que se pueden adoptar para reducir la contaminación.

En el marco de la celebración del Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul, de las Naciones Unidas, Bogotá lanzó la Red Colaborativa de microsensores, un instrumento para medir la concentración de material particulado en ambientes específicos: vías, ciclorrutas, cercanía a colegios y jardines, barrios, impactos de proyectos urbanos entre otros.

La información es la base de la toma de decisiones con rigor y este proyecto es uno de esos elementos clave para determinar exactamente qué acciones tomar y en dónde para que el cambio sea real”, aseguró la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Con la Red Colaborativa de Microsensores, la Administración busca, primero, mejorar la gestión de la calidad del aire con un enfoque más cercano a la comunidad y de trabajo conjunto; segundo, atender las demandas ciudadanas para definir los sitios de interés para la medición e identificar episodios puntuales de contaminación; y tercero, fomentar la investigación, desarrollo y la puesta en marcha de nuevas prácticas que permitan mejorar la calidad del aire y promover la ciencia ambiental entre la ciudadanía.

A partir de septiembre, la ciudad contará con 20 microsensores que van a monitorear la calidad del aire en exteriores o aire ambiente, tienen tecnología óptica, que permite recolectar información y transmitirla en tiempo real a través de internet móvil o wifi a una plataforma.

Estos dispositivos están ubicados en varias zonas de la ciudad: 10 en colegios o unidades de Integración Social en las localidades de Usme, Ciudad Bolívar, Tunjuelito, Kennedy, Fontibón, Suba y Bosa; dos estarán a lo largo de la Carrera Séptima, otros dos en la Calle 13; tres, en colegios de Bosa y Kennedy; y en zonas industriales de Puente Aranda y Carvajal, entre otros.

Le puede interesar también: Bogotá se coloca como una de las top ciudades por la lucha ambiental

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.