Buenaventura, más allá de un puerto, un punto clave para el narcotráfico y los grupos ilegales

El municipio de Buenaventura, Valle del Cauca, posee uno de los principales puertos del país y el más importante ubicado en la costa pacífica. Pese a ser un punto clave para el intercambio comercial, son varios problemas que lo rodean, como la pobreza, el narcotráfico y la presencia de grupos armados ilegales.

Este distrito especial, industrial, portuario, diverso y turístico, se ha visto permeado principalmente por el narcotráfico. Puesto que, su ubicación estratégica ha llamado la atención de quienes comercializan cocaína. A su vez, esta problemática ha desencadenado una ola de violencia en Buenaventura por la presencia de grupos delincuenciales urbanos.

Según John Erick Caicedo, profesional del Programa de Víctimas y Memoria Histórica de la Secretaría de Convivencia de Buenaventura, las bandas criminales La Empresa y La Local, que operan en la ciudad, estarían constituidas por antiguos paramilitares de las AUC.

Como si esto no fuera suficiente, en la zona rural del municipio hay presencia de grupos armados al margen de la ley como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) o Clan del Golfo, Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidencias residuales de las FARC.

Una posible solución:

De acuerdo con la politóloga, Ghina Alexandra Castrillón, es fundamental que los gobiernos prioricen los derechos humanos por encima de las mercancías, “Buenaventura es una ciudad con puerto, no un simple puerto”. De igual forma, enfatiza en la importancia de que a esta zona llegue el Estado, pero no a través de las armas o el ejército, sino para buscar la solución a los problemas sociales.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.